Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 2 de enero de 2013

¿NOS GANÓ LA DELINCUENCIA?


Las páginas de los medios de comunicación difunden todos los días noticias espeluznantes acerca de crímenes, asaltos, secuestros, narco y consumo de drogas. Sin embargo las autoridades actúan como simples espectadores.
Nuestros jóvenes se pierden en los “intercambios de disparos”. Nuestros policías, militares, comunicadores y jueces serios y responsables aparecen muertos repentinamente.
Ya nuestro pueblo no encuentra fórmulas para colocar barrotes de hierro y cerraduras que le garanticen seguridad en su propia casa o empresa. Las familias viven sobresaltadas y nerviosas cuando sus hijos estudian, trabajan o se divierten. La inseguridad nos arropa.
La delincuencia es un Estado paralelo y mucho más poderoso. Ha infiltrado los principales poderes y organismos de decisión. Y los que no ha infiltrado tiene la capacidad de sobornarlos.
La sed de dinero y poder ha arropado la mentalidad de las principales figuras sociales, políticas, económicas y religiosas, y ese mensaje es dirigido para que penetre en la forma de ser y actuar de los jóvenes y adolescentes nuestros.
De vez en cuando las autoridades presentan planes burocráticos que nunca logran su cometido. Otras veces solo dan su opinión.
Pero a pesar de todos estos nubarrones, la mayoría de este pueblo es sana, trabajadora y optimista. Repudia estos anti-valores y cree que un cambio es posible.  
Lamentablemente los poderosos y bandidos que viven de la política han desacreditado esta acción noble, pese a que ningún cambio es posible, ninguna solución puede aplicarse al margen de la participación política.
Politicemos nuestros familiares, a los jóvenes y adolescentes, con una visión de cambio, al margen de los sectores responsables de los males que padecemos, para que disminuya cada vez más su inmenso poder. El bien triunfará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario