Páginas vistas la semana pasada

viernes, 28 de diciembre de 2012

DESPRENDIMIENTO, VALOR HUMANO


Ser desprendido es utilizar correctamente nuestros bienes y recursos evitando apegarnos a ellos. El desprendimiento nos conduce correctamente para que no giremos en torno de las cosas materiales y pongamos el corazón en las personas. El valor del desprendimiento nos ayuda a conocer el valor de las cosas, no el precio. Sobre todo, por medio de este valor, aprendemos a apreciar y valorar a los seres humanos en su justa dimensión. Porque nada, absolutamente nada tiene más importancia que el ser humano.

Tener desprendimiento es superar el egoísmo e indiferencia a la que nos quieren seguir acostumbrando. A nuestro alrededor siempre habrá personas con necesidades y carencias. Lo prudente y correcto es dejar de lado, todo lo que nos hace ser indiferentes, para colaborar en el bienestar de los demás. Los seres humanos que no han  podido alcanzar ciertos niveles de desarrollo cultural, esperan de los que han tenido esa suerte, proyectos de desarrollo que le garantice cambios importantes en sus vidas. Para hacer esto hay que ser absolutamente desprendido y pensar en ellos.
Nuestros proyectos de vida no solo deben estar fundamentados en lo material, en el dinero. Los bienes materiales son importantes, pero a la larga nos vamos dando cuenta que todo se convierte en polvo y que lo único que queda son nuestras acciones, nuestros hechos. Por lo tanto lo más importante es que en el lapso de vida que nos toca vivir, podamos sembrar la semilla de la esperanza para que aquellos que no han podido ver la luz, tengan esa oportunidad. Todo eso solo es posible practicando el valor del desprendimiento.
No se apegue a las cosas materiales. Eche a un lado el egoísmo. Viva con y para la gente. Acumular grandes fortunas es totalmente contrario al valor del desprendimiento. Ser desprendido es ante cada acción que realizamos, poner en primer lugar a la gente. El dirigente comunitario o barrial, el funcionario público o cualquier servidor, debe poner primero en cada plan o proyecto que diseñe, el bienestar de las personas que le rodean, antes de colocarse a sí mismo como el centro del mundo.
Ser desprendido no es recoger la ropa vieja, los zapatos, la comida que sobra y brindársela a cualquier persona necesitada. De lo que se trata es que usted pueda definir un proyecto de vida, que incluya lo social, cultural, político, religioso, ecológico y económico, que implique cambiar la forma de vida de la gente. El valor del desprendimiento contradice totalmente el beneficio personal o grupal. Este valor nos orienta para vivir en comunidad, no aislado. ¿Qué está usted haciendo para mostrar su desprendimiento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario