Páginas vistas la semana pasada

viernes, 12 de julio de 2013

QUE VIVA LA ESPERANZA

República Dominicana vive un momento estelar. Mientras por un lado se recrudecen los males y el deterioro de los servicios para el pueblo que trabaja, por el otro las autoridades, con algunas señales positivas aunque de forma, siguen gobernando de espaldas a los intereses del pueblo, acumulando fortuna por todos los medios a su alcance. La corrupción y la impunidad caminan de la mano; lo mismo la inseguridad y la complicidad con la delincuencia. El caos, la incertidumbre, la desesperanza parecen adueñarse del escenario de la gente noble de nuestro pueblo, pero aunque lo parezca, esta no es la realidad dominicana.
Hay otro escenario más venturoso y esperanzador: el dominicano es un pueblo valiente, luchador, sensato. La mayoría de nuestros jóvenes, de nuestro pueblo trabajador es sano y cree en la construcción de una sociedad distinta a la que nos han impuesto. Por más que nos quieran obligar a pensar lo contrario, la mayoría de este pueblo apuesta por un cambio social que revierta todo este orden que reproduce la injusticia y el desorden.
En el aspecto político, los partidos que nos han engañado tantas veces, están sacudidos por una fuerte crisis interna. Su base le está exigiendo participación, democracia, valores, proyectos de desarrollo para las comunidades, formación política, acciones ejemplares, volver a sus principios. Rechazar la imposición, el clientelismo, el caudillismo, las viejas prácticas politiqueras.
Todo el continente está sacudido por una vorágine que explosiona y exige a gritos cambios.
Se avecina un escenario importante en los próximos años. Una gran oportunidad para el pueblo dominicano se acerca. Debemos aprovecharla.
El nuevo e innovador proyecto político Alianza País, fundamentado en los valores más sanos de la política criolla, vuelve sus pasos tras los principios del fundador de la República, el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, para conjugar sus valores y enseñanzas con la realidad cotidiana actual, con miras a la construcción de un Gobierno Honesto. Su proyecto de nación es la refundación de la república duartiana en la política, la economía, las artes, el deporte, la educación, la salud, la producción de bienes y servicios, las relaciones internacionales, la justicia, la equidad de género. Este proyecto de nación concibe que el centro del poder reside en el pueblo y no en el gobierno, ni mucho menos en una élite económica. Concibe que la política es una ciencia que debe estar al servicio del desarrollo de las naciones y no debe ser una oportunidad para hacer negocios particulares ni con grupos partidarios o económicos.

El pueblo dominicano, pese a los grises nubarrones que ve por su ventana, debe sentirse contento y optimista de cara a los próximos años. Un Gobierno Honesto es Posible.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario