Páginas vistas la semana pasada

viernes, 22 de febrero de 2013

INDEPENDENCIA, VALOR HUMANO


Cada uno de nosotros tiene la capacidad de pensar, decidir y actuar de acuerdo a nuestras propias convicciones. La persona que practica el valor de la independencia no necesita de muletas, de prototipos y guías para poder desarrollarse. La independencia te permite manifestarte libremente, tal y como tú deseas ser o actuar. No importa cómo los otros hayan sido o actuado, lo que importa es quién eres tú y cómo actúas.
 
Puedes valerte por ti mismo. Puedes ser auto suficiente, puedes hacer grandes cosas o cosas pequeñas. Tú puedes. En tu interior tienes encendida una llama que te empuja a echar hacia adelante, a actuar, a desarrollarte, a cristalizar tus sueños y deseos. Solo inténtalo y lo lograras. Apóyate en el legado de los otros, pero no dejes que ellos piensen por ti, ni mucho menos que actúen por ti. Pon en marcha tu propio vehículo.
 
El valor de la independencia te ayuda a ser el protagonista de tu propia película. Ya está bueno de ser el espectador. Deja de ver el espectáculo. Desarrolla tú mismo tu propio espectáculo. Tú puedes, tú sabes, tú eres único y poderoso. Aprovecha tus habilidades, desarrolla tu ingenio, produce, crea, inventa. Hazlo tú. Puedes consultar, pedir opinión, sugerencias, pero actúa con independencia para que seas alguien.
 
Desde el seno de tu familia, de las organizaciones sociales, las instituciones en que haces vida. No importa la jerarquía que tengas, demuestra que puedes hacer las cosas no solo bien hechas, sino diferente, de manera original, distinta, con independencia. No ignores a los demás, ni menosprecies sus habilidades, pero no actúes por ellos, no hagas todo lo que hacen, no digas todo lo que dicen. Piensa, actúa, sueña y decide por ti.
 
Practicar el valor de la independencia es aceptar la responsabilidad de formar juicios propios y actuar conforme a su propia forma de pensar. Solo hay dos opciones para vivir: con el trabajo propio o a costa de los demás; siendo creativos o actuando como parásito. Sea usted, actúe usted, no espere la opinión ni la acción de otros para actuar. Actuando en función de otros siempre serás sombra, actuando por ti mismo serás siempre la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario