Páginas vistas la semana pasada

sábado, 1 de enero de 2011

CAPITALISMO O SALVAJISMO

Le invito a que se den banquete con este documento publicado por THE ECONOMIC COLLAPSE, traducido al español por Germán Leyens. Con este confirmará usted que la sociedad del capital, a medida que se desarrolla se hace más deshumana, más cruel y salvaje.

También quizá pueda detectar la maraña en que nos envuelve el sistema social y económico de una élite cada vez más reducida. Y quien sabe, si lo comprende y puede salirse de la trampa.

“La riqueza global está más concentrada en la actualidad en manos de la elite que en ningún otro momento en la historia moderna. En otra época, la vasta mayoría de la gente en el mundo sabía cómo cultivar su propio alimento, criar sus propios animales y cuidar de sí misma. No había muchos fabulosamente ricos, pero existía una dignidad tranquila en la posesión de tierra que pudiera llamarse propia o de una experticia que podría ser convertida en un negocio”.

“Desgraciadamente, durante las últimas décadas cada vez más tierras laborables han sido engullidas por grandes corporaciones y gobiernos corruptos. Cientos de millones de personas han sido desplazadas de sus tierras hacia áreas de alta concentración urbana. Al mismo tiempo, es cada vez más difícil iniciar un negocio propio ya que corporaciones globales monolíticas han llegado a dominar casi cada sector de la economía mundial. Por lo tanto más gente que nunca en todo el mundo se ve obligada a trabajar para “el sistema” sólo para subsistir. Al mismo tiempo, los que están muy arriba en la cadena alimentaria (la elite) han pasado décadas amañando el sistema para asegurar que crecientes cantidades de riqueza sigan fluyendo a sus bolsillos”.

“Por lo tanto en el 2010, tenemos un sistema global en el cual unos pocos elitistas en la cumbre poseen una riqueza insensata mientras la mitad de la gente en el mundo es míseramente pobre”.

“Hay muy pocas naciones en el mundo que no hayan sido casi totalmente saqueadas por la elite global. Cuando la elite habla de “invertir” en países pobres, lo que quiere decir en realidad es apoderarse del control de la tierra, el agua, el petróleo y otros recursos naturales”.

“En docenas de naciones en todo el mundo, grandes corporaciones globales arrancan cantidades fabulosas de riquezas del suelo a pesar de que la vasta mayoría de los ciudadanos de esas naciones sigue viviendo en una pobreza abyecta. Mientras tanto, los máximos políticos de esas naciones reciben inmensos sobornos para que acepten el saqueo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario