Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 9 de julio de 2014

LEGISLADORES DE OCOA=UNA VERGÜENZA


Tanto el Reglamento de la Cámara de Diputados, como el de la Cámara de Senadores, faculta a los diputados y senadores no solo a hacer leyes y velar porque las mismas se correspondan con el desarrollo de su demarcación y el país, sino también a pronunciarse sobre los problemas que afectan a sus comunidades.
Francis Mancebo y Esther Minyety  “representan” a Ocoa como diputados y por si tampoco lo sabían, Carlos Castillo, como senador.
Estos 3 legisladores han aprovechado, y muy bien que lo han hecho, las curules que el pueblo les regaló por 6 años para que los “represente”, promoviendo el desarrollo ininterrumpido y vertiginoso, pero no del pueblo al que dicen representar, sino sus empresas personales.
Cada uno de ellos, además de asistir a sus cámaras respectivas y participar en las comisiones en que son incluidos (esas acciones también dejan “comisiones”), se pasan el resto del tiempo dedicado a sus negocios y empresas personales.
Y no es que sea malo hacer negocios y ser empresario en este país. No. El problema es que estos turpenes lo arriesgan todo en los torneos electorales para “ganar”, pero no para entregarse a la causa del pueblo, es precisamente para aprovechar los beneficios y privilegios que les dan las leyes que ellos mismos hacen, para “desarrollar” sus negocios y empresas particulares.
Como muchas provincias del país, Ocoa se está cayendo a pedazos. Se pasa mucha hambre e inseguridad. La droga se está tragando a los adolescentes y jóvenes. El desempleo es cada vez más alarmante, apagones de largas horas, escasez de agua, por citar algunos ejemplos.
En Ocoa nadie cuenta con uno de estos legisladores en una reunión que convoca el pueblo para discutir ninguno de estos problemas. No dan la cara, no gestionan ni resuelven nada. Solo saben aparecer cuando sus cámaras les asignan fondos para dar fundas, canastas y otras prebendas. Allí se tiran fotos y pasan varios meses divulgándolas para mantener embobados a los ignorantes.

Señores legisladores, todavía les quedan 2 años. Todavía están a tiempo. Ocoa merece otra suerte. Ocoa no debe seguir pasando más vergüenza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario