Páginas vistas la semana pasada

viernes, 5 de abril de 2013

AFECTO, VALOR HUMANO


Practicar el valor del afecto es hacer un esfuerzo por agradar a los otros, por a ayudar, colaborar y comprender a la otra persona. Es tratar de adentrarse en los problemas de los otros y hacerlos nuestros. Sufrir sus penas y dolores, disfrutar sus éxitos y alegrías. Saludar, hacerle el ambiente agradable. Comunicarnos con ellos, dar un apretón de manos, un abrazo o un beso es algo sencillo, pero muy reconfortable para las relaciones humanas.
Todos necesitamos y exigimos afecto. Es por eso que la sociedad actual requiere de personas que practiquen este valor frecuentemente. Ser afectuoso con los demás es ser gentil, amigable, colaborador. Es estar ahí en el momento oportuno. Hacerle sentir al otro que puede contar con nosotros. Especialmente aquellos que no cuentan con nada ni con nadie. Ahí es que el valor del afecto es duro.
Ahora más que nunca, cuando parecemos autómatas que a veces caminamos sin mirar a los lados. Nos chocamos unos con otros sin percibirnos. Nos agobian las dificultades. Actuamos como enemigos de nuestros semejantes. Ahora más que nunca es preciso fortalecer y promover el valor del afecto. El afecto nos recuerda que los que están a nuestro alrededor son nuestros semejantes, nuestros hermanos.
Es necesario dar y recibir afecto para sentir que somos seres humanos que sentimos y padecemos; que tenemos necesidades y sentimos placeres y dolores. Para sentir que vivimos y convivimos en sociedad con seres semejantes, debemos sentir su calor constantemente. Darnos cariño y afecto y expresarlo. Pues es imposible poder vivir aislados sin causarnos daños, entonces es vital expresarnos afecto.
Desde la concepción el ser humano exige afecto, aún cuando está en la placenta. Somos seres especiales, sensibles. Que respondemos ante estímulos afectivos y cuando carecemos de ellos, es muy notorio en nosotros la aflicción y la angustia. Demos afecto en la familia, en el vecindario, a toda la humanidad y tendremos un mundo menos egoísta y más humano.

2 comentarios:

  1. excelente aporte que me regala. el valor del afecto me enrique. es una enseñanza mas para crecer y aplicarla es lo que necesita la sociedad. gracias bendiciones y abrazos

    ResponderEliminar